Balada triste de serrucho

La voz de la sirena resuena atrincherada. Un grito mudo. “O vento das viúvas“. Dicen las malas lenguas que Marcos Aboal, marinero de profesión, se ahogó una noche de tormenta. Días más tarde el mar, siempre el mar, vomitó su cuerpo en una playa gallega. Junto a él, un serrucho. Un regalo de Breogán. Desde […]