Cemil Bayik, copresidente del KCK, durante la entrevista en la montañas Qandil, en Irak

Cemil Bayik: “‘Erdogan usa el nacionalismo para mantenerse en el poder”

Miguel Fernández Ibañez | Pablo L. Orosa (Qandil)

El camino entre Erbil y Qandil serpentea dejando tras de sí la ciudad de Ranya y el lago Dukan. Tras las colinas, un guerrillero del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) detiene el vehículo. Es el primer checkpoint en el que no hay fuerzas kurdas (Peshmerga). Un gran retrato del líder kurdo Abdullah Öcalan da la bienvenida al territorio de los guerrilleros del PKK. Una comarca escarpada en la que se esconden desde hace décadas. Aquí, las montañas, como recuerda una leyenda kurda, son sus únicas amigas y su defensa ante Turquía.

Cemil Bayik, nacido en 1951 en la provincia turca de Elazig y copresidente de la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK), está al frente de la guerrilla en Qandil, un movimiento tildado de terrorista por Turquía y la comunidad internacional. Para buena parte del pueblo kurdo, la nación más grande del mundo sin estado, son sin embargo sus libertadores. Cemil Bayik es una de las personas más influyentes dentro del PKK. Fue uno de sus cofundadores en 1978. Desde hace un año ostenta la copresidencia de las KCK, el ala político-social de la organización. Pese a su poder en el PKK, Bayik habla en todo momento de un único líder, Abdullah Öcalan, al que sus seguidores prefieren llamar Apo. Él es quien lidera el camino de los kurdos a pesar de su encarcelamiento en la isla de Imrali.

Cuma, como apodan a Bayik sus camaradas, conoció a Öcalan mientras cursaba Lengua y Literatura en la Universidad de Ankara. Un pequeño séquito le acompaña en una zona boscosa de las montañas de Qandil. Unos portan sandías para el ágape. Otros fusiles AK-47. Cemil Bayik tiene fama de gran negociador. Mantiene un discurso afable, pero rotundo. Apela a la unidad entre kurdos, más ahora con la irrupción del Estado Islámico, al tiempo que critica al presidente de Kurdistán iraquí, Masud Barzani, por su actitud con los kurdos de Rojava, y repite que el PKK no está detrás del secuestro de jóvenes kurdos. Eso es propaganda, lo otro también. Una artimaña más de la campaña de desprestigio que, asegura, el Gobierno turco mantiene en la sombra para torpedear el proceso de paz que permanece estacando desde su mismo inicio a finales de 2012. Las elecciones presidenciales del próximo domingo en Turquía, las primeras directas de su historia, serán un punto de inflexión para las negociaciones de un proceso que ha dejado casi 40.000 víctimas en tres décadas de conflicto. El actual primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, se presenta por el partido conservador AKP y según las encuestas necesitará el apoyo de la minoría kurda para obtener la mayoría absoluta y no ir a la segunda vuelta. Para ganarse su favor, el líder turco pasó al Parlamento un proyecto de ley que permite negociar a la inteligencia turca (MIT) con el entramado del PKK. Una medida que se suma al paquete democratizador de septiembre. Estas acciones son consideradas por el KCK como insuficientes y no han logrado calmar la tensión desde que, coincidiendo con el año nuevo kurdo de 2013, abandonasen la lucha armada. Durante este tiempo, los guerrilleros del PKK han retornado a Turquía y se han producido enfrentamientos mortales en las poblaciones kurdas de Yuksekova y Lice. Por eso Bayik acusa a Erdogan de “jugar con el tiempo y posponer la solución al problema”.

¿Hasta cuándo está el PKK dispuesto a esperar por una solución antes de retomar la lucha armada?

Nosotros hemos realizado los esfuerzos requeridos: liberamos a los prisioneros, declaramos un alto al fuego y acordamos retirar la guerrilla al Kurdistán sur (Irak). Sin embargo, el Gobierno turco no ha correspondido a nuestros esfuerzos. No han acatado ninguna de las reglas del alto al fuego: han trasladado la guerra a Rojava (Kurdistán sirio); en el norte, han construido comisarías, muros y carreteras militares; han incrementado el número de guardias en los pueblos; han levantado muros entre Rojava y el norte, y cada día envían aviones de exploración; en ocasiones incluso envían naves de guerra.

Esperamos que obedezcan las reglas del alto al fuego. El Gobierno turco debe esforzarse por estas negociaciones, no puede ser nunca más un esfuerzo sólo por una parte. Pese a todas nuestras advertencias, no han cambiado nada en sus políticas, por lo que decidimos detener la retirada de la guerrilla. Cuando lo hicimos, decidimos que mantendríamos el alto al fuego. Ésta era otra advertencia y dijimos que si el gobierno no nos toma en serio, tendríamos que tomar otras decisiones. Incluso después de esto, el Gobierno no ha modificado su comportamiento. 

Esto significa que no había una buena predisposición para las negociaciones; de ahí que Erdoğan dijera en su discurso tras las elecciones que no mejoraría ningún marco legal. Esto significa que la cuestión kurda no va a ser resuelta de modo democrático o político a pesar de que las sociedades turca y kurda lo quieren. Erdoğan era consciente de esa predisposición entre la gente y actuó como si estuviese cumpliendo estas demandas cuando en realidad estaba posponiendo el problema.

En la situación actual, el diálogo está terminado. Necesitamos negociaciones pero éstas sólo pueden comenzar si se mejoran las condiciones de nuestro líder Apo; una tercera fuerza participa como observador y toda la negociación se realiza dentro de un marco legal. Si no se dan esas condiciones, sólo podemos pensar que el Gobierno turco está siguiendo una política de rechazo y destrucción que no aceptaremos, por lo que continuaremos con nuestra lucha. Utilizaremos nuestro indiscutible derecho a la autodefensa.

La sociedad turca está dividida. ¿Cómo convencerán al nacionalismo turco de que otorgar derechos al pueblo kurdo no significa vender Turquía?

En Turquía, la dictadura está creciendo gradualmente. Aunque el gobierno de Erdoğan había ganado las elecciones, no había tenido un éxito político. Erdoğan estaba solo antes de las elecciones y sigue solo después de ellas, tanto nacional como internacionalmente. Nadie le apoya más allá de sus votantes. Vive aislado. Si el nacionalismo, el chauvinismo e incluso el fascismo están en aumento en Turquía es debido a Erdoğan más que al MHP o al CHP (fuerzas opositoras).

Si Erdoğan obtiene buenos resultados en estas elecciones, una de las razones será por su forma de apelar a las emociones nacionalistas del pueblo turco. Utilizando estos sentimientos alentó el racismo y el fascismo en Turquía. Él ha jugado un importante papel en el odio a los alevíes, kurdos, armenios, judíos y griegos. Está utilizando los sentimientos nacionalistas para permanecer en el poder, pero éste es un juego muy peligroso. Por esto decimos que el HDP (el nuevo partido kurdo de Turquía) es la única alternativa de poder para promover una solución democrática a la cuestión kurda.

¿Quién si no Erdogan puede llevar la paz al Kurdistán teniendo en cuenta que los otros actores políticos no aceptan avances en la paz?

Erdoğan continúa diciendo “sin mí no habría solución para el problema kurdo”. Esto es propaganda. Está utilizando la predisposición social: la gente quiere la paz y una solución para la cuestión kurda. Está asustando a la población con el objetivo de ganar apoyos. Sin embargo, la solución a la cuestión kurda no está asociada a ningún partido político. Él no ha hecho ningún esfuerzo y continúa con su política para ganar tiempo y retrasar el proceso, al tiempo que llevan a cabo un guerra psicológica para garantizar su poder.

Desde nuestro punto de vista, no cambia nada que el AKP, MHP o CHP estén el poder. La cuestión kurda es un problema de Turquía, para la sociedad y el Estado; no es el problema de un partido político. De hecho, es más desfavorable para nosotros que el AKP esté en el poder porque el AKP actúa como si aceptase el problema cuando no lo hace. La existencia del AKP es uno de los obstáculos más importante para la cuestión kurda.

A día de hoy es posible encontrar libros de Öcalan en Turquía como ‘Kurdistan Devrim Manifestosu’ (Manifiesto revolucionario del Kurdistán) y estudiar kurdo de forma gratuita. ¿A qué se deben estas mejoras?

Desde hace 40 años hay una lucha en el Kurdistán. Turquía está realizando una guerra sucia, ignorando las leyes internacionales y nacionales con la connivencia de la ONU y el sistema internacional. Los kurdos han intentado encontrar una solución democrática a este asunto. Nosotros declaramos un cese unilateral de la violencia en 9 ocasiones, pero el Estado turco nunca nos respondió. No son los kurdos o el PKK los que quieren la guerra, es el Estado turco. Ésta es su actitud: “no existe la nación kurda; no hay un conflicto político; los kurdos no pueden tener un líder, una organización o una lucha; por consiguiente no podría haber una solución política. Esta lucha ha sido creada por fuerzas externas que no quieren una Turquía próspera”.

Es obvio que existe una nación que tiene derechos y hasta que sean concedidos nuestra nación continuará con la lucha amparándose en el derecho de autodefensa. O vivimos en libertad, con nuestra propia cultura, idioma y religión, o no aceptaremos continuar viviendo así nunca más. Actualmente, el Estado turco y el Gobierno aceptan el idioma kurdo. Si ellos han dado un paso adelante, éste ha sido como resultado de 40 años de lucha, no fue una concesión del Estado. Esperan que nos contentemos con esto. En realidad, esto es sólo un pretexto para seguir con la guerra psicológica y con las políticas de rechazo y destrucción.

Hace unos meses el presidente de la Región Autónoma del Kurdistán (KRG) iraquí aseguró que Turquía y Estados Unidos le preguntaron hace algunos años si quería  sumarse a un ataque conjunto contra el PKK. ¿Cómo interpreta esta declaración?

El señor Barzani declaró que Estados Unidos quería atacar al PKK en 2006 pero él lo impidió. Si lo que dice es cierto, actuó correctamente. No podríamos esperar otra cosa de un kurdo, especialmente del presidente del Kurdistán sur. No obstante, está declaración coincide con un momento en el que Barzani está encontrando problemas con algunos partidos: el Gobierno no se formó hasta pasados los siete meses; hay conflictos y problemas entre el Kurdistán sur y el Gobierno central iraquí; así como con Irán y con Rojava. Solamente con el AKP no tiene problemas. Algunas de las políticas que Barzani está siguiendo son contrarias a los intereses nacionales. Poco a poco, las críticas y las presiones sobre Barzani están aumentado. Es por esto por lo que creo que Barzani sintió la necesidad de decir eso.

Barzani ha empezado a detener a miembros del PKK, ha clausurado grupos políticos y sociales afines, negado la entrada a miembros el PYD y cerrado la ayuda humanitaria a Rojava ¿Qué acciones puede tomar el PKK si Barzani continúa por esta vía?

Las redadas que hicieron, las instituciones que han cerrado y las personas que han detenido en esas operaciones no estaban afiliadas al PKK. Puede que esas personas hayan seguido el ejemplo y filosofía de nuestro líder Apo. Eso es algo natural que no significa que pertenezcan al PKK o que estén dirigidos por el PKK. Nadie puede decir eso, esa propaganda no es verdad. La solución no vendrá llevando a cabo operaciones, ni redadas, arrestando gente, ni cerrando instituciones. Sólo podrá llegar a través de negociaciones. Esperemos que Barzani sea capaz de verlo y compensar sus errores con la reapertura de las instituciones para volver a ganarse la dignidad entre los kurdos.

¿Cree en un futuro acuerdo entre Erdoğan y Barzani para atacar al PKK?

No podemos mantener una política basada en probabilidades. En estos momentos, una situación como ésa está fuera de la ecuación y deseamos que siga así. Quizá Erdoğan podría querer algo así porque la soberanía del imperialismo turco depende de la ruptura de la comunidad kurda. Están tratando de enfrentar a los kurdos entre ellos. Es lo que han hecho hasta ahora y, por supuesto, querrían continuar haciéndolo. Actualmente en Oriente Medio ha comenzado la “era kurda”. Los kurdos deben aprovechar esta época para solucionar los conflictos entre ellos y con sus vecinos. Es una gran oportunidad. Todos nuestros esfuerzos van encaminados a crear una unidad nacional. Espero que el señor Barzani piense de la misma manera.

Ustedes niegan que PKK y PYD sean lo mismo, ¿tiene el PKK algún vínculo con los kurdos en Siria más allá del ideológico?

Todo el mundo sabe que nuestro líder Apo pasó años en las tierras de Palestina, Siria y Líbano. Cuando estuvo allí, llevó a cabo estudios y trabajó con los kurdos de Rojava. A consecuencia de esto, miles de kurdos de Rojava se unieron a la guerrilla en el Kurdistán norte. Aproximadamente 1.500 kurdos de Rojava son mártires de la guerrilla en el norte y todavía hay kurdos de Rojava entre los guerrilleros. Cuando la situación en Siria se complicó algunos de nuestros camaradas volvieron a sus pueblos de origen. La gente de Rojava se encontraba en peligro y debían proteger y liberar a su gente. Así fue como nació el YPG (la fuerzas militares del Partido para la Unión Democrática). No fue el PKK el que creó al YPG. La propaganda sobre esto es falsa.

En Rojava no existen montañas como las de Qandil, es un territorio estratégicamente difícil de defender. ¿Podrían los kurdos de Rojava defenderse si Asad decide atacar?

Hay una tercera vía puesta en práctica en Siria. La cuestión no es si Rojava es un territorio llano o no. El suelo puede ser llano o montañoso y puede haber fuerzas poderosas en frente; esto puede influir pero no es determinante. Lo que realmente es determinante es el ser humano. No hay un arma más potente que el ser humano. Actualmente, al-Qaeda está promoviendo pensamientos destructivos y cometiendo atrocidades. En el otro lado, los kurdos de Rojava están promoviendo pensamientos constructivos. Mirando estos dos ejemplos, podemos ver cómo se pueden resolver los conflictos.

La situación en España podría ser un ejemplo para los kurdos. ¿Es la independencia el objetivo final del PKK? 

La sociedad española y su estilo de vida es diferente a la nuestra. Por supuesto, podemos encontrar elementos que nos pueden servir de ejemplo: hay muchas naciones viviendo en España y el país modificó su Constitución acorde con esta realidad, teniendo un gran éxito. Quizá esos cambios todavía no son suficientes para algunas naciones, como los catalanes que quieren la independencia o los vascos. Esto es comprensible. Sin embargo, España alcanzó una solución para sus problemas internos y lo hizo de una forma constitucional. Turquía puede seguir el ejemplo de España para resolver sus problemas. Naturalmente no puede ser copiado, aunque sí puede ser un ejemplo. Si Turquía realmente quiere la paz y el fin de la guerra puede tomar ejemplo de la “solución española”. Si lo hacen, los apoyaremos.

Si un día el proceso de paz fructifica en Turquía, ¿continuaría el PKK luchando por los kurdos en Iran, Irak y Siria?

A pesar de ser una nación, el hecho de haber vivido bajo el imperialismo ha creado muchas diferencias entre nosotros. Tenemos similitudes porque somos una nación, pero crecimos diferentes. La solución del problema kurdo en el norte no sería igual que en otras partes. Nosotros no buscamos separar a los países. A pesar de que la causa kurda está dividida, no pensamos que quitar las fronteras y crear un país llamado Kurdistán sea lo mejor para los intereses de los kurdos, los turcos, los iraníes e iraquíes. Crear un país no significa que los problemas terminen. Nosotros nos basamos en un sistema democrático y confederado. Nuestro problema no es no tener un país independiente, es un problema de libertad y democracia. Los kurdos pueden ser libres para continuar su vida en esos países siempre y cuando mantengan su propia identidad, cultura, lengua, religión, tradiciones y valores. No tenemos el objetivo de eliminar las fronteras y crear un país. Nuestro objetivo es vivir libremente sin eliminar las fronteras. No queremos esto sólo para los kurdos sino para todo el mundo. Hoy en día las fronteras no significan nada. Las fronteras se han ido, puede que no físicamente pero sí mentalmente.

Reportaje publicado en el diario El Mundo