Soma, cuando sólo queda la mina