Una mujer muestra su dedo tintado, símbolo de haber votado en las elecciones de Irak (Miguel Fernández-Pablo L. Orosa)

Los iraquíes desafían el terror para votar