Oza Cesuras

Oza y Cesuras, una fusión a la espera de saber qué va a pasar con el médico

En las mesas del bar “O Moderno”, en Oza dos Ríos, esta tarde los tapetes verdes no relucen. En la barra los clientes tienen la mirada fija en la pantalla gigante. Los menos prefieren hojear el periódico para enterarse de las últimas novedades. En una de las mesas está sentado Pepe, “O de Cesuras”. Ahora, después de tantos años, su apodo va a dejar de tener sentido. Oza y Cesuras, Cesuras y Oza tienen previsto fusionarse.

“Los alcaldes de Oza dos Ríos y Cesuras están abriendo un camino y demuestran que hay vida inteligente en los concellos pequeños”. En “O Moderno” las palabras del presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, les hacen sentirse orgullosos. Ellos, dos pequeños municipios de la provincia de A Coruña, están abriendo el camino para “adaptar la planta municipal al siglo XXI”. “Si lo hacen será bueno para todos”, afirma Leonardo, uno de los veteranos del lugar.

No todos están tan convencidos. Ambos ayuntamientos tienen una población envejecida y dispersa, con una tasa de mortalidad muy superior a la media gallega. Los mayores temen que suprima uno de los centros médicos. “Si tenemos que desplazarnos al otro médico…No tenemos medios”, apunta María Presa.

“Qué va a pasar con el médico, ese es el mayor temor de la gente mayor”, asegura José Antonio, padre de familia. “Aquí nadie habla de otra cosa que no sea la fusión. Además estamos invadidos por radios y televisiones”, añade este vecino

La mayoría de los vecinos contactados por Efe prefiere no dar sus nombres. Todos tienen negocios. Al fin y al cabo, tanto Oza dos Ríos como Cesuras son dos localidades pequeñas. “Aquí nos conocemos todos”, subraya María Presa.

Al caer la tarde un grupo de madres se reúne en la plaza del ayuntamiento. Están preocupadas por el pediatra. ¿Va a seguir, cómo, dónde…? Preguntas sin respuesta que alimentan las especulaciones.

Durante las últimas semanas ya eran muchos los rumores sobre la fusión y sus consecuencias.

En Cesuras la fusión con Oza dos Ríos ha sustituido las conversaciones sobre los partidos del Dépor y los pronósticos sobre cosechas.

Muchos están intranquilos y algo dolidos. Temen que más que una fusión el resultado sea una absorción. Por eso acuden a la plaza a la reuniones organizadas para hablar del asunto.

“Ahora no va pasar nada pero cuando pasen las elecciones…En Cesuras no va a quedar nada”, afirma un vecino, y a su mujer añade que “hay algunos vecinos que están que hierven”.

En Cesuras muchos creen que hubiese sido mejor adherir las parroquias al ayuntamiento más cercano en cada caso.

Mientras, en “O Moderno” todos siguen pendientes del televisor. Está hablando el presidente de la Diputación, Diego Calvo. “No es cierto que se vaya a cerrar ningún centro médico, ni ningún colegio, ni que los vecinos tengan que andar más para hacer sus trámites”, asegura.

Algunos asienten aliviados, otros prefieren tirar de retranca. “Ya veremos”. Hay quien incluso propone nuevas adhesiones. “Mejor era con Coirós”, afirma.

De vez en cuando todos vuelven la espalda hacia la entrada para ver si los alcaldes, “Andy y Lucas” como se les conoce ahora, asoman por el ayuntamiento de Oza.

Tienen muchas cosas que explicar. Entre ellas, el nuevo apodo de Pepe, “O de Ozuras” (fusión de Oza y Cesuras).

Este artículo fue publicado en El Ideal Gallego, La Región